Acción de Jaime Vallaure+La Comunidad sanguínea "Lapidum -Investigación performativa sobre la ruina"

JAIME VALLAURE Y LA COMUNIDAD SANGUÍNEA  LAPIDUM

La conferencia interactiva "Lapidum - Investigación performativa sobre la ruina" fue la acción de la segunda fase del proyecto que Jaime Vallaure y colaboradores realizaron el sábado 7 de julio en ARBAR. 

LAPIDUM HACE MENCIÓN AL DERRIBO COMO RECHAZO Y LA RUINA COMO ANCLAJE A UN PASADO CADA VEZ MÁS ALEJADO DE NUESTROS DESEOS Y INTERESES.

La primera fase del proyecto de arte de acción Lapidum "de Jaime Vallaure y la Comunidad sanguínea titulada" La estancia "se realizó a principios del mes de julio en la construcción parcialmente derruida de la Plana, en la sierra de Rodes, donde el artista y los colaboradores, trabajaron en el proceso de recogida de información y material del inmueble [1]. El objetivo de la acción performativa era, como práctica artística contemporánea, profundizar en la historia del sitio para poner en evidencia como desde tiempos remotos se ha establecido una intersección entre el arte, la ciencia y la tecnología. Con una actitud casi arqueológica, su hipótesis de trabajo se basaba en explorar, medir y reubicar las piedras de la construcción para investigar, a pesar de su precaria situación, sobre las condiciones de habitabilidad del lugar.

Con esta finalidad siguieron un protocolo de acciones destinadas a confrontar las nociones de habitabilidad-hogar-refugio con el derribo-rechazo-ruina. Un trabajo de campo basado en medir las dimensiones de las partes derruidas de la construcción con cordeles, cuantificar los materiales encontrados (piedras) y el tiempo transcurrido (años, siglos) mediante unos indicadores que eran las mismas piedras traídas de Asturias, donde anotaban con tiza las cantidades y las fechas. Piedras que luego irlas colocando, de manera temporal, en los agujeros de las paredes de piedras.

 

Estos datos obtenidos del estudio específico del lugar, entendido como specific-site, les permitió plantearse una serie de cuestiones sobre el sentido de la misma acción. Como también, qué es el patrimonio? Como se protege y preserva el valor histórico y cultural del pasado? ¿Cuál debe ser el rol que el arte contemporáneo debe ejercer cuando interactúa con el arte y el conocimiento del pasado? Sin olvidar la necesidad de establecer vínculos dialécticos y dialógicos, de acuerdo con los imperativos ecológicos-ambientales, entre el activismo artístico y la política cultural. Lo que se plantean es, cúal es el papel debe desempeñar el arte?

LAPIDUM: SALVAGUARDAR EL VALOR DEL CONOCIMIENTO HEREDADO

Estructuraron la conferencia en catorce misterios pétreos, misterios que se desarrollaron en una serie de escenarios experimentales cuidadosamente seleccionados para representar, justamente catorce figuras de pensamiento, hilos narrativos para exponer, distorsionar y discutir la idea de ruina de manera ingeniosa. Dado que el objetivo de la pieza era investigar la posibilidad de construir un discurso estético sobre un mundo pretérito a partir de piedras, libros viejos, muela y el análisis de las palabras asociadas. Elementos todos ellos con identidad propia pero, al no poder ser lo que eran ya que se encuentran fuera del sistema en el que estaban integrados, las piedras ya no son montañas naturales o paredes construidas, los libros no pueden ser leídos porque las páginas han quedado pegadas o la letra destintada, la muela no puede masticar porque no forma parte de una boca ... se encuentran fuera de un sistema, tan sólo se pueden salvaguardar como ruina. Y con el propósito de reflexionar sobre aspectos dinámicos de la cultura contemporánea, plantearon una indagación lingüística imaginativa del término piedra y sus derivados en latín: lapis, saxum, rupes, petra, grando.

  

Los conferenciantes debatían, no sólo sobre las diferentes culturas históricas vinculadas a la piedra como tecnología punta, sino que, de manera subliminal se referían a la intersección que desde antiguo se establece entre el lenguaje, las cosas y el arte. La piedra en todo momento se convirtió en el centro del discurso, durante la acción abordaron cuestiones que están en el corazón de las discusiones contemporáneas, como la hipotética intelectualidad en una sociedad en la que los conocimientos se dirigen básicamente hacia cuestiones tecnológicas, virtuales, económicas ... donde parece ser que la formación humanística, ya sean los conocimientos históricos sobre el lenguaje, el arte o la cultura en general viven inmersos en un proceso de decadencia, de ruina. Es decir, en este momento que parece dominar una concepción pragmática de la cultura, lo que se plantea es cómo se puede abordar el conocimiento de la realidad desde una perspectiva pétrea, animal o humana.

En este punto, la colaboración de personas de una misma comunidad sanguínea, ha sido muy significativa, por un lado, para poner en evidencia una problemática generada por la confrontación de puntos de vista o miradas generacionales diferentes sobre la veracidad del conocimiento. Cuestión no siempre resoluble y no siempre demostrable, pero Vallaure y la Comunidad sanguínea pusieron en evidencia la necesidad imperiosa del compromiso de buscar la veracidad de la información que se comunica a los demás, al tiempo que, mostrar una oposición al valor de la autoridad, ya sea por superioridad en conocimiento o por edad. Y, por otro, adoptar un enfoque performativo más demostrativo que hablado, utilizando las piedras, los sonidos y / o los dibujos para comunicarse. Repensar la ruina como una fuente de conocimiento de lo que fue un día, como algo dinámico, generativo y potencial.

 13-4.jpg 

INTERVENCIÓN

En cuanto a la intervención en la Sala del Aceite, con las piedras resultantes de la conferencia y las danteriormente dispuestas en el espacio, han generado un entorno en el que las piedras, pequeñas y grandes, procedentes de la zona -de la montaña y del mar- dialogan con las piedras traídas de Asturias.

 

Piedras dispuestas en agrupaciones por la sala, algunas navegan como naves por el espacio, otras están situadas en las repisas de la Sala de l'oli o en la parte superior de la prensa. Trozos líticos que son cabezas, rostros que los miembros de la Comunidad sanguínea fueron dibujando con un rotulador antes y durante la acción. Las piedras son tratadas como entidades, ya que tienen bocas, ojos y narices  son expresivos. Entidades que llenan el espacio como presencias, ya que la mayoría de los rostros recuerdan y reclaman al interlocutor ser escuchadas, tal funcionaran como anotaciones hechas por los antepasados ​​y que ahora necesitan ser escuchados. En paralelo a la Sala de Trull hay colocado un enorme muela, un tipo de roca piedra que forma parte del organismo de los vertebrados, un elemento que habla de la vinculación entre la vida pétrea y la vida orgánica.

En este contexto expositivo las piedras son tratadas como entidades, presencias, reminiscencias que necesitan ser revitalizadas para ir más allá del concepto de arqueología, y es precisamente la inquietante imagen de los rostros que se convierten en un eco de un significado perdido, ya sea ​​simbólico como histórico debido a que la mayoría de los ojos actuales no están preparados para descifrar el significado de su lenguaje. Pero, si estos rostros mirados como iconoemotions dejan de ser rostros enmudecidos para convertirse en símbolos universales que hablan de la comunicación telemática y virtual. Por lo tanto, el espacio arquitectónico por su habitabilidad convierte en una membrana semipermeable que puede aportar equilibrio, al intentar buscar aspectos osmóticos entras diferentes momentos históricos, ya que la cultura es fruto de la estabilización de conocimientos.

[1]  El inmueble había sido una casa solariega dedicada al cultivo que también tenía la función de hospital, una casa para hostejar las mujeres que hacían el camino de peregrinación a Santa Pere de Rodes per Santa Creu.

Currículum de Jaime Vallaure


Créditos:
Lugar y fecha: 7 de julio en la Sala de l'Oli i del Trull 
Fotografia: ARBAR
Texto: Jaime Vallaure/ARBAR
Video:  Cultural Rizoma
Para más información sobre la trayectoria de Jaime  Vallaure aceder a: http://www.hamacaonline.net/autor.php?id=151