Francesc Torres Monsó

ESCULTURA PERMANENTE

La trayectoria artística de Francesc Torres Monsó (Girona, 1922-2015) se puede definir como individual, al ser efectuada al margen de las tendencias imperantes en cada momento. Su pensamiento estético se ha centrado en la investigación formal y conceptual de carácter más experimental, lo que hace que sea uno de los escultores más representativos de la generación de posguerra de España.

A lo largo de los años cincuenta del siglo XX trabajó con la figura humana modelada con las manos, en los sesenta fue distorsionando la figura en formas más abstractas, durante los setenta los cuerpos fueron cortados y seccionados, en los ochenta fue abandonando las figuras hasta llegar a formas geométricas, y en los noventa y principios del siglo XXI ha consolidado su lenguaje con postulados próximos al minimalismo y/o al neodadaísmo.

Así, de la misma manera queTorres Monsó ha ido transitando de la representación de la forma orgánica a la geométrica, ha trabajado con diferentes materiales que van de la piedra a la madera, del poliéster y/o fibra de vidrio a la fórmica. En los últimos años el escultor ha querido experimentar con estos nuevos materiales, no sólo por imposiciones temáticas o conceptuales sino por las necesidades expresivas basadas en los elementos mínimos y las formas cotidianas que se mueven entre los lenguajes artísticos del minimalismo, el neodadaísmoy/o el Pop art. El minimalismo le ha permitido explorar el placer visual del aspecto frío y neutro, alejado de cualquier emoción, y el neodadaísmo-Pop arte le ha permitido expresar el componente irónico, lúdico y/o sarcástico en la forma.

De su trabajo cabe destaca rla vertiente de escultura pública-urbana de carácter monumental

Dentro de este contexto se situaría la pieza El embudo cuadrado hecha de madera-fórmica de color negro, la cual es un prototipo del embudo cuadrado que forma parte del conjunto escultórico público de grandes dimensiones "Nuevo orden mundial (ley del embudo ) "de 1997. Este conjunto está constituido por tres embudos: uno cuadrado, uno cilíndrico y otro plano hecho con plancha metálica de color rojo y situado en el Passeig d’Olot de Salt (Girona).

Conjunto escultórico "Nuevo orden mundial: la ley del embudo" en el Paseo de Olot, Salt (Girona)

 

La relación monumental entre la escultura y el conjunto arquitectónico

Las circunstancias han sido las que han determinado el destino de esta pieza, ya que, dadas sus grandes dimensiones, el artista hizo en su día donación a ARBAR, donde se expone de manera permanente. Así pues, en este contexto de bodega - sobre todo si se tiene en cuenta la relación con las proporciones de la arquitectura y las gigantescas botas-la forma del embudo puede ser interpretada como si hubiera una voluntad implícita de establecer un vínculo funcional con el entorno. Aunque ha sido el azar el que ha efectuado este maridaje, haciendo posible establecer un juego seductor entre la coincidencia de las formas y la diferencia de las funciones, hasta llegar a generar una ambivalencia desconcertante de significados que, a pesar de la importancia del relativismo de la mirada, puede establecer una complicidad simbólica en la frontera entre el objeto artístico y el entorno industrial.

torres-monso-arbar-3.jpg


Créditos:

Images y texto: ARBAR